Sentencia Julio 16 de 1992

RESPONSABILIDAD ADMINISTRATIVA. Por falta de diligencia  (cuidado o vigilancia)

Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera

Consejero ponente: Dr. Julio Cesar Uribe Acosta

Sentencia: Julio 16 de 1992

«A la luz del acervo probatorio se impone concluir que es verdad  probada que el puente no estaba bien reparado, pues las tablas del  piso no aparecían suficientemente clavadas, y no habían colocado las  guayas que van a los lados del puente.

…..

Casos como el que se estudia comprometen la responsabilidad de la  administración, en forma objetiva, por el funcionamiento anormal del  servicio, máxime cuando en el sitio de la tragedia no había señalización  alguna ni vigilancia policiva para impedir el tránsito de las personas.  En el caso sub-examine el Municipio ….. no puede presentar título  justificativo alguno para que el particular soporte los daños, pues  como ya se destacó en otro aparte de este proveído, la fuerza mayor  no se probó. En el caso en comento aparece claro que la administración  infringió un deber de diligencia en el cuidado o vigilancia del puente,  realidad que viene en apoyo del razonamiento judicial que se deja  hecho.

La Sala no hace suya la perspectiva jurídica que manejó el tribunal  cuando llegó a la conclusión de que hubo imprudencia de los que hicieron  uso del puente, ya que sin medir las consecuencias se lanzaron en  grupo numeroso a pasarlo cuando aún no se había terminado de reparar.  Y no la patrocina, porque la conducta de la víctima es imputable a  la administración, pues ésta inspiró confianza para que la ciudadanía  hiciera uso de él. Por lo demás el hecho de la víctima no aparece  como ILICITO Y CULPABLE. En esta materia la Sala hace suya la perspectiva  jurídica que maneja el Profesor Jorge Peirano Facio, en su obra Responsabilidad  Extracontractual, cuando enseña:

«Según las enseñanzas de la doctrina dominante, para que el ofensor  pueda reclamar la exoneración parcial o total en razón del hecho de  la víctima, éste debe ser ILICITO y CULPABLE. Tal solución se impone  en virtud de un doble razonamiento: a) desde el punto de vista lógico  porque la situación de la culpa de la víctima se analiza jurídicamente,  según ya enseñó AMEZAGA en la comisión de dos hechos ilícitos (el  del ofensor y el de la víctima), y siendo así, es elemental que el  hecho de ésta deba poseer aquellos caracteres, y b) desde el punto  de vista práctico, porque decidir que el simple hecho de la víctima  basta para trascender sobre la responsabilidad  sería acordar, en  la mayoría de los casos, la exoneración del ofensor. El automovilista,  por ejemplo, no puede arguír para descargar su responsabilidad que  la víctima se encontraba a su paso, al menos que ella lo estuviera  de modo ilícito y culpable, ya que de otra forma nunca se podría hacer  prosperar una acción de responsabilidad.» (Obra citada. Editorial  Temis, pag. 432)».

[/ihc-hide-content]

Leer Anterior

Sentencia Julio 30 de 1992

Leer siguiente

Sentencia Julio 30 de 1992

0
    0
    Tu Carro
    Carro vacioIr a la tienda